La expedición a Formidine (1)

Tres mil años luz desde que inicié el viaje.

Las nebulosas Heart and Souls quedan a un lado de mi ruta, haciéndose más grandes a cada salto; no pienso adentrarme en las mismas, son sitios de visita típicos por exploradores novatos y veteranos. Si hubiera algo extraño en las mismas, seguramente ya habrá sido encontrado. Donde yo me dirijo es un lugar al que solo los más locos se atreven a ir.

He recordado ese amor por la exploración que ya había olvidado, el que todos los pilotos sienten cuando despegan por primera vez de su planeta o estación natal. La inmensidad del espacio es aterradora y hermosa al mismo tiempo, y te hace pensar en la insignificancia del individuo... mejor no me perderé en filosofía. Pero encontré un precioso planeta marino, y no pude evitar dejar salir a mi artista interior antes de continuar mi viaje.

"Flying on sunshine"
Recuerdo hace dos años cuando, con esta misma nave, ayudé a mapear el Heisenberg Bridge. El salto Perseus, que separa los brazos galácticos Orion Cygnus y Perseo, es una zona con una densidad estelar excepcionalmente baja. Originalmente solo comandantes con naves muy preparadas para el salto podían atreverse a adentrarse en este lugar. El comandante Heisenberg encontró una ruta que, dando un rodeo en vertical, permitía a comandantes con menor capacidad de salto sortear el paso.

Heart and Souls nebula,
como un faro en la oscuridad.
Yo me encargué de explorar todos los sistemas que lo componían e indicar en cuáles podían encontrarse materiales para sintetizar mejoras de salto. Ahora mismo voy con unos modestos 36 años luz de salto con Golden Firefly.

¿Por qué no me compro otra nave? ¡Porque no tengo dinero! Y tengo demasiado aprecio a mis otras naves para pensar siquiera en venderlas.  Esto significa que tendré que hacer un alto antes de llegar al puente de Heisenberg y encontrar todos los materiales que requiero para viajar con seguridad. Cuando te adentras en formidine tienes que asegurarte de llevar el material necesario para volver, no muchos podrán venir a rescatarte.

Los hay que no alcanzan su destino.
No encontré supervivientes
Antes de partir preparé bien a Golden Firefly: Una visita a Farseer y la ingeniero me informó que había nuevos estándares y que tenían que actualizar mis mejoras. Sea lo que sea que le hizo, no he perdido capacidad de salto, y me ha permitido incluir mejoras a los módulos como abrazaderas y refuerzos, haciendo una nave más segura para los largos viajes interestelares. Un módulo de autoreparación, me fui casi a la ruina comprando el mejor recolector de combustible del mercado, y me equipé con una variedad de sensores: Escáneres de baliza de salto, de cargamento, descubridores, de cuerpos celestes y un par más de mi invención. Esta es una misión científica, ¿verdad?

Pero todavía falta mucho para llegar a mi destino. Mejor disfrutar de las vistas mientras tanto.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Targoides, Guardianes, Constructos y Formidine Rift

Notas de campo: Construcciones de los Guardianes

La verdad sobre AEGIS (2)

La expedición a Formidine (3)

La expedición a Formidine (2)

Rumbo a lo desconocido